AÑO JUBILAR LEBANIEGO

2017 Año Jubilar Lebaniego

El gran evento del año en Cantabria, se inició el pasado 23 de abril 2017 con la apertura de la Puerta del Perdón del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, localidad situada a 57 kilómetros de San Sebastián de Garabandal, y finalizará el próximo 23 de Abril 2018.

Por la bula del Papa Julio II, Liébana celebra el período jubilar desde 1512, por conservar el trozo más grande de la Cruz de Cristo, el Lignum Crucis. El Lignum Crucis, “madera de la cruz”, fue traído al monasterio de Santo Toribio de Liébana, Cantabria, junto a los restos de Santo Toribio de Astorga, en la Edad Media. Es el trozo más grande de la cruz de Cristo, el brazo izquierdo. Es de una especie de árbol de palestina y data de la época de Jesucristo según el carbono 14.

Hay 7 Años Jubilares Perpetuos en el mundo, de los cuales cuatro se celebran de manera oficial, por orden de una Bula Papal, desde la Edad Media y son: el Año Jacobeo de Santiago de Compostela, el Año Santo Lebaniego de Santo Toribio de Liébana en Cantabria y los Años Jubilares de Roma y Jerusalén. Los otros 3 se incorporaron recientemente en España, Urda (Toledo), Caravaca de la Cruz (Murcia) y la Catedral de Valencia.

Desde su llegada, quizás en el siglo VIII, se veneraba la sagrada reliquia de la Cruz de Cristo en Santo Toribio. Sin embargo es a principios del siglo XVI cuando, teniendo en cuenta la tradición, los papas Julio II y León X ratifican definitivamente el Jubileo, con indulgencia plenaria para los años en que la fiesta de Santo Toribio (el 16 de abril) coincide en domingo, lo que sucede en este año 2017 y no volverá a suceder hasta el año 2023. Con tal motivo se construyó en dicha época, LA PUERTA DEL PERDÓN, que se abre durante el Año Jubilar.

Si en algún momento los peregrinos hacemos el Camino es importante saber que en todo Año Jubilar hay unas condiciones para obtener la “Gracia Jubilar”, o lo que se conoce como la indulgencia plenaria, el perdón de todos los pecados. Estas condiciones son las siguientes:

PRIMERO: SE PIDE REZAR: El Padrenuestro (como signo de que volvemos al Padre Dios). El Credo (como renovación de nuestra fe). Una oración por el Papa (Padrenuestro, Salve, Avemaría)

SEGUNDO: HAY QUE CONFESARSE: Confesión y comunión en el mismo día o en una fecha próxima (15 días antes o después de la peregrinación)

TERCERO: ASISTIR A LA “Misa del peregrino”: Misa que tiene lugar todos los días a las 12,00 horas en los años Jubilares

MAS INFORMACIÓN: https://www.caminolebaniego.com/