Hace 56 años (2 Julio 1961)

Hace 56 años (2 de Julio de 1961), Dios quiso suscitar un acontecimiento de honda espiritualidad mediante una misteriosa intervención de la Madre de Jesucristo y Madre nuestra, a cuatro niñas en un bello rincón de Cantabria (España).
Desde aquel momento, San Sebastián de Garabandal constituyó el epicentro de aquel comienzo (18 Junio 1961), que como buena y misteriosa semilla se ha desarrollado hasta las dimensiones actuales. Aquí lo más importante es la figura de la Virgen, que siempre sabe indicarnos con asombrosa claridad al gran importante: su Hijo Jesucristo “Haced lo que El os diga” (Juan 2.5)).
El “propietario” de este lugar es Garabandal con sus gentes en su Parroquia. La Iglesia ha sido y es, cauta y respetuosa ante estos fenómenos, pues surgen muchos brotes en diferentes partes del mundo, y algunos nada acordes con la Fe de Jesús, el Amor autentico a la Virgen y la Comunión con la Iglesia. Y en estos lugares, acostumbran a ir peregrinos desconcertados por sus ideas y otros utilizan estos lugares como beneficio personal o como lugar para imponer y vivir sus criterios anti-eclesiales. Hay que trabajar para que esos lugares no sean nidos que por sus ideas atenten contra la Comunión Eclesial y el Amor de hermanos. Sigue leyendo

Pastoral Pascua

Queridos hermanos/as en Cristo Resucitado:

Hace pocos días hemos escuchado en la magia del “hoy” pascual las alentadoras palabras del ángel a las mujeres: “Vosotras, no temáis; ya sé que buscáis a Jesús, el Crucificado. No está aquí. Ha resucitado como había dicho”. Jesús firma las palabras del ángel: “Alegraos”. “No tengáis miedo: Id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán” (Mt 28, 1-10).

Una antigua liturgia oriental llama a la Pascua: “Fiesta de las fiestas” porque sólo en ella se puede fundar otra fiesta verdadera. La pascua es la fiesta de la fidelidad y el amor de Dios al mundo. Es una invitación a vivir “en estado de fiesta” aún en medio de los combates de la vida cotidiana. Cada Pascua es un reto de dar razón de nuestra esperanza (1ª Pedro 3,15) a nosotros mismos y a los hombres y mujeres con los que compartimos la encrucijada azarosa y recia de este mundo. Sigue leyendo

Testimonio de Pilar

Mis dos viajes a Garabandal han sido un bálsamo para mi alma, recomiendo esta visita a todas aquellas personas que necesiten sentir ese calor en su corazón, no quedaran defraudadas. La MADRE DEL CIELO está esperándonos, deseosa de arroparnos bajo su manto, la oración nos ayudara a acercarnos. Mil gracias MADRE.

PILAR (Madrid 10-3-17)